sábado, 4 de febrero de 2012

Visita de Begoña Oro + entrevista

¡Buenas! ¿Qué tal va todo? Ayer vino a nuestro colegio (el de Maite et moi) una autora muy conocida en todo el panorama literario español. Sí, como ya habéis visto en el título, hablo de Begoña Oro. Tengo que decir que me ha encantado poder conocerla, ya que es una señora muy agradable, y nos dio alguna que otra sorpresa. ¿Queréis saber más? También tengo que decir que tuvimos la oportunidad de charlar con ella un rato, resolviendo algunas de las dudas que nos surgieron tanto como con el libro como con su persona, y nos respondió siempre con una sonrisa. Por eso tenemos que darle las gracias.
  
Hoy, día 3 de febrero, a las doce de la mañana, mi curso estaba reunido en una sala del colegio para tener una charla con Begoña Oro, autora del libro Pomelo y limón. Todos estaban allí menos yo, que como siempre he llegado tarde e iba bajando por las escaleras justo por detrás de Begoña. Al principio, nos hemos quedado todas muy sorprendidas, más que nada por su ropa (una profesora ha preguntado incluso si era rusa). Tras esto, ha empezado la charla. Nos hemos llevado aluna sorpresilla, como el hecho de que a lo largo de la charla se ha ido quitando capas de ropa para demostrarnos que las apariencias engañan. Todas nosotras estábamos alucinadas, pero ha sido muy original. Seguidamente, nos ha enseñado lo que, a simple vista, sería un archivador cualquiera, pero del cual, al abrirlo, salían flores de papel en relieve. ¡Wow! Nos ha enseñado un poquito las distintas formas de lectura de un libro, nos ha hablado de su trayectoria profesional y nos ha enseñado dibujos de Jorge no incluidos en el libro. Tras esto. ha comenzado la ronda de preguntas, a lo que nosotras hemos llamado una pequeña entrevista, ya que hemos preguntado una barbaridad de cosas.
¿Qué motivos la llevaron a escribir este libro?
Me lo pidió el cuerpo. Pasaba una época de depresión cuando me decidí a hacerlo. Un día, estando en Madrid, me compré un cuaderno, y decidí que tenía que llenarlo. Comencé a tomar notas acerca de las ideas que me venían a la mente, y así comenzó esta historia.
A lo largo de la obra podemos encontrar ciertas similitudes con los personajes de Romeo y Julieta. ¿En quién se inspiró para construir estos personajes?
Pues, la verdad, me inspiré en cuentos medievales. Revisé algunos cuentos de este tipo, como por ejemplo el Ruiseñor, e intenté adaptarlos a la época moderna. Porque Pomelo y limón es un libro moderno, teniendo en cuenta que intervienen factores como, por ejemplo, el blog de María, Internet... que en aquella época no se encontraban, pero basado en novelas antiguas en las que hay un tema que nunca desaparece a lo largo del tiempo: el amor.
¿Cuál es el personaje con el que más se ha divertido a la hora de escribir?
En realidad, ha sido un personaje secundario. De hecho, ahora mismo estoy escribiendo una novela de género juvenil, y está narrada en primera persona desde el punto de vista de este personaje. Y si queréis saber algo más de esta nueva novela, os lo diré: sabéis que los títulos de las obras siempre se ponen al final, pero mientras las redactas tienes que poner un nombre al documento ¿verdad? Bueno, pues a día de hoy, ese documento se llama Mandarina. Un día se me ocurrió ese nombre, Mandarina, y otro día, Melón. A lo mejor el siguiente libro se llama Mandarina y Melón y el siguiente paso es montar una frutería ¿no? (risas).
¿Qué opina usted de Raquel?
Supongo que os habréis dado cuenta, pero le tengo una manía terrible, y es eso lo que he intentado transmitir. Hay algunos detalles que hacen que se te "atraviese". Por ejemplo: ¿qué es lo primero que sabe Raquel de Jorge? Que su madre es quien es. Ese es uno de los principales motivos de su encaprichamiento. Por supuesto, también le gusta Jorge (¿a quién no?) pero esa relación se cimienta, por parte de ella, en las ganas de aparentar. Y, de hecho, cuando hace lo que hace tras enterarse de los motivos de la ruptura, la mueve la ira, el dolor, el despecho, las ganas de sacar partido. Y Jorge se comporta en condiciones, ya que, si os fijáis, en cuanto nota que empieza a enamorarse de María, deja a su novia. Es un gesto de honestidad bastante importante por su parte.
 Sin embargo, María me parece mucho más... pura. Sobre todo sus sentimientos. Ella no se basa en quién es la madre de Jorge, quién es Jorge para el público o en quién puede convertirse. Ella ve la esencia de Jorge, no su carátula. De hecho, la primera vez que lo ve observa a un chico despistado, en bañador, que en un día de calor baja a darse un baño en la piscina. No le importa la fama de su madre, y tampoco tiene ganas de sobresalir entre el resto de la gente. Ambos quieren ser normales, como una pareja normal.
¿Hay alguna experiencia personal reflejada en la novela?
En todas las novelas hay una parte ficticia y una parte real. Y, cómo no, ésta no iba a ser menos. Sin embargo, tengo cierto reparo al contestar esa pregunta, ya que se podría decir que me gusta guardar la intimidad, tato de las personas en las que se inspira la novela, como de los personajes.
¿Por qué escribe usted para jóvenes? ¿Realmente le favorece económicamente?
Si queréis saber por qué escribo para jóvenes, os recomiendo que entréis en Diario El Tiramilla, y busquéis el artículo "Under construction: por qué escribo para jóvenes". Creo que, si lo leéis, entenderéis el porqué.
Respecto a tu segunda pregunta, tengo que decirte que no me dedico a la escritura por dinero. Lo hago porque me gusta y, aunque hay personas que hacen los cálculos para ver cuánto sacan por su libro, y cuya motivación es el dinero, yo lo hago porque me gusta escribir, y mientras me llegue para pagar las facturas tengo de sobra (risas).
¿A qué edad comenzó usted a escribir?
Ay, esta es una pregunta un poco... comprometida, ya que no me gusta decir la edad que tengo (risas). Aunque, por esta vez, y aún a riesgo de ciertos cálculos matemáticos, haré un esfuerzo. Yo, antes de ser escritora, era editora, lo que me ayudó bastante a la hora de escribir. Supongo que hará como 10 años desde que comencé a redactar los trabajos en vez de revisarlos.
¿Procede usted de familia lectora o escritora?
Me gusta esta pregunta. En realidad, sí y no. Mi padre era químico y mi madre era enfermera, así que fue de mi abuela de quien heredé esta afición. Ella era maestra, y claro, cuando yo era pequeña nos ponía dictados, nos dejaba los libros, nos incitaba a leer... Pero con respeto a la escritura, ningún familiar mío se dedica a esto. Y, en cierta parte, tiene gracia, ya que soy yo la persona que recomienda las libros en casa.
¿Podría recomendarnos alguno?
Pues la verdad es que acabo de terminar un libro bastante interesante, y que vosotros podríais leer: Mi hermana vive sobre la repisa de la chimenea, de Annabel Pitcher. Es muy bonito.
¿Tiene usted alguna manía a la hora de escribir? Quiero decir, hay personas a las que les gusta escribir con música, al aire libre, sentadas en el sofá...
Pues la verdad es que no tengo ninguna. De hecho, no puedo permitirme ese lujo. Yo soy madre, tengo un hijo de seis años, y aunque mi hijo esté revoloteando alrededor de mí, consigo concentrarme para escribir. Aunque sí que tengo que decir que hay lugares que inspiran más. En mi caso, cuando voy a los Pirineos, siento que las ideas acuden a mí con más claridad.
Cuando escribe, ¿busca usted las ideas o vienen solas?
En realidad, hay determinados momentos en los que se agolpan. Por ejemplo,cuando estoy en la ducha,  me vienen un montón de ideas a la mente. Con esto no quiero decir que cada vez que quiero una idea me meta en la bañera ¿eh? (risas). En muchas ocasiones, si no puedo apuntar esas ideas, grabo una nota de voz. Eso siempre me ayuda.
¿Escribe usted a mano o a ordenador?
Siempre llevo conmigo un cuaderno en el que voy apuntando las ideas que se me ocurren para los libros
Casi siempre llevo encima un cuaderno en el que voy apuntando todas las ideas que tengo, aunque mi portátil siempre me acompaña a todos lados, para aprovechar cualquier oportunidad que se presente para escribir. Ahora mismo, viendo tu abrigo, tomo ideas para el vestuario de los protagonistas de la novela. Tengo que decirte que es precioso. ¿Ves? Eso lo apunto en mi libreta y puede que luego lo utilice. El otro día, yendo de camino al hotel, me subí en un taxi y el taxista me contó una historia impresionante. Nada más llegar a la habitación cogí mi libreta y me puse a apuntar los detalles, ya que seguro que le doy cabida en alguno de los libros.
¿Qué es lo que menos le gusta de su profesión?
Principalmente, la soledad. Hay días en los que, mientras trabajo, puedo estar toda la mañana sin ver a nadie, completamente sola, hasta que voy a recoger a mi hijo al colegio. Ese es uno de los principales inconvenientes. También hay otro punto  que no me gusta demasiado, y es la inestabilidad económica. Cada autor percibe, por la venta de cada libro, un tanto por ciento. Hay meses en los que puedes vender muchísimo, y otros pueden ser más flacos, pero como he dicho antes, no hago esto por dinero, sino porque me gusta.
Mucha gente dice que los jóvenes de hoy en día no leemos. ¿Cuál es su opinión al respecto?
Soy tajante: eso es mentira. Los jóvenes leen mucho, más que los adultos. Y, generalmente, un joven lector es un gran lector, ya que se introduce en los libros y crea sus propias fantasías. Además, a los adultos no los obligan a leer, y a lo mejor por eso no leen, mientras que a los niños siempre se les está poniendo un libro en las manos. Y os digo una cosa: la gran mayoría de chicos y chicas adolescentes que lee hoy en día, por regla general, también escribe, o al menos lo intenta.
También es cierto que, como en todo, hay excepciones. Y es porque creo que, la primera decepción que puede llevarse un niño es con la lectura. Cuando somos pequeños, hay personas que empiezan a leer antes y otros después. Y los papás se enorgullecen mucho, y piensan "Qué hijo más listo tengo, con tal edad ya se ha leído dos libros", mientras que hay otros chicos a los que les cuesta más captar las cosas. Y el hecho de que se vean inferiores a los otros puede hacer que tener un libro entre sus manos genere... malestar, como si de un fracaso se tratara.
¿Qué libros leía usted a nuestra edad?
Uno de los autores que más me gustaban era Jordi Sierra i Fabra. Me encantaban los libros de este autor. Aunque descubrí un libro que me marcó mucho: Retrato de un artista adolescente, de James Choyce. Un día me mandaron en el instituto hacer un trabajo sobre cualquier libro que quisiera. Por aquélla época me sentía yo un poco artista, y cuando vi este libro sobresaliendo de la estantería lo cogí sin dudarlo. Apenas entendí un 20% del libro, pero me encandiló. Y os explicaré por qué: este autor se trata en la carrera de filología inglesa, y es muy difícil de comprender. Sin embargo, me sentí muy identificada con él, ya que expresaba sentimientos que a mí me embargaban pero que no me sentía capaz de describir.  Podría decirse que esta obra me sirvió como espejo y como venta: un espejo en que podía reflejarme y una ventana a través de la que observarme a mí mis, y descubrir cosas acerca de mí que no sabía. Años más tarde volví a releerlo, y comprendía algunas cosas más.
Nosotras, al igual que María, somos bloggers. ¿Cómo se le ocurrió la idea de Pinillismos?
Pues fue para satisfacer un poco a los lectores curiosos. Es cierto que existe el blog, en el que se cuelgan las reflexiones de María, pero la idea surgió también para interactuar con los lectores. Quizá fue un poco por egoísmo, pero creo que otro de los motivos que me movió fue alejar esa soledad que acompaña al escritor mediante este espacio. Y, de hecho, en el blog podéis encontrar algunos comentarios míos. Desde luego, no es el primer blog que escribo, pero me apetecía añadirle un complemento a este libro.
Si tuviera que escoger una banda sonora para el libro, ¿cuál sería?
A lo largo de la novela aparecen canciones de Muse y Black Eyed Peas. Supongo que la que más se asemeja a la historia podría ser Meet me halfway, ya que refleja un momento que ocurre en la novela.
¿Sobre qué temas le gusta escribir?
Principalmente, realistas. La clase de literatura que hace, por ejemplo, Laura Gallego (y que conste que me encantan sus libros), sería imposible de imaginar para mí. Supongo que escribo las cosas sobre las que me gusta leer.
¿Cree usted que una película es capaz de expresar los mismos sentimientos que un libro?
Por supuesto. Hay buenas y malas películas, al igual que hay buenos y malos libros. Sin embargo, es distinto. Cuando se adapta un libro al cine, me suele gustar más el libro, ya que en las películas se omiten  detalles que, a veces, pueden ser muy importantes.
De hecho, podéis encontrar un booktrailer de Pomelo y limón. Puede que decepcione a algunas personas, debido a que aparecen una María y un Jorge, y algunas personas no los habrán imaginado así.
Para concluir, tenemos una última pregunta: ¿podría firmarnos los libros? (risas).
Yo creo que sí ¿no? (risas). Si me dejan estaré encantada.
 
Después de esto nos pusimos en cola para que firmara los libros, le dimos las gracias por acudir a visitarnos y le dimos la dirección de nuestro blog. Me ha encantado que viniera a visitarnos, ya que en todo momento se mostró muy simpática y comprensiva con nosotras. Os dejo algunos enlaces de interés:

Pinillismos, teorías sentimentales, dudas y de las otras.
Meet me halway
Reseña de Pomelo y limón en el blog
Booktrailer de Pomelo y Limón